Aprendamos de plantas

NUTRIENTES PARA LAS PLANTAS

El Nitrogeno

EL trebol , leguminosa fijadora de nitrogeno , nutre suelo 

El Nitrógeno es el nutriente de mayor importancia por su elevada demanda por los cultivos, se caracteriza por su alta movilidad en el suelo y por tener distintas vías de pérdida. Las plantas generalmente absorben la mayor parte de los requerimientos de Nitrógeno en forma de iones de nitrato y en menor proporción en forma de ión amonio. La presencia del Nitrógeno guarda una relación directa con el desarrollo de hojas, tallos, brotes y macollos. 

El Fosforo

Función del fósforo en las plantas ; fósforo es un macro-elemento esencial para el crecimiento de las plantas. El fósforo participa en los procesos metabólicos, tales como la fotosíntesis, la transferencia de energía y la síntesis y degradación de los carbohidratos.

El fósforo se encuentra en el suelo en compuestos orgánicos y en minerales. Sin embargo, la cantidad del fósforo disponible en el suelo es muy baja en comparación con la cantidad total del fósforo en el suelo. Por lo tanto, en muchos casos, los fertilizantes de fósforo deben ser aplicados para satisfacer los requerimientos nutricionales del cultivo.

Podemos observar la falta de este nutriente en nuestras plantas cuando observamos un crecimiento raquítico, falta de frutos o flores, mostrando un aspecto "lánguido" y las hojas pueden ser más verdes o tener un color violeta debido a que el proceso de fotosíntesis está afectado.

La principal función y capacidad del fósforo, es que los iones fosfóricos son capaces de recibir energía luminosa captada por la clorofila y transportarla a través de la planta, y, además, tiene una gran importancia en el metabolismo de diversas sustancias bioquímicas.

Al igual que el nitrógeno, el fósforo es un factor de crecimiento muy importante y, además, el desarrollo radicular se ve favorecido por una correcta aportación de este nutriente al principio del ciclo vegetativo, por lo que necesita de vital importancia su conocimiento cuando planteamos una nueva plantación independientemente del tipo que sea ( plantación de pistacho, plantación de almendro, cualquier plantación de frutal).

El fósforo es un factor de precocidad, ya que activa el desarrollo inicial y tiende a acortar el ciclo vegetativo, favoreciendo la maduración. Por ello, resulta importante para los cultivos tempranos y los que se hallan en el límite septentrional de su área geográfica (maíz). Asimismo, aumenta la resistencia de la planta al frío y a las enfermedades, al igual que el potasio, es de sobra conocido que la aplicación de fósforo vía foliar estimula la generación de fitoalexinas que actúan como defensa de las plantas ante ataques de hongos o bacterias.

Resumiendo, podemos decir que es un elemento nutritivo esencial y regulador de la vegetación y por ello, un potencial factor de calidad.

Absorción y transporte de fósforo.

El P penetra en la planta a través de las capas externas de las células de los pelos radiculares y de la punta de la raíz. La absorción también se produce a través de las micorrizas, que son hongos que crecen en asociación con las raíces de muchos cultivos. El P es absorbido por la planta principalmente como ion ortofosfato primario (H2PO4-), pero también se absorbe como ion fosfato secundario (HPO4=), la absorción de esta última forma se incrementa a medida que se sube el pH.

Una vez dentro de la raíz, el P puede quedarse almacenado en esta área o puede ser transportado a las partes superiores de la planta. A través de varias reacciones químicas el P se incorpora a compuestos orgánicos como ácidos nucleicos (ADN y ARN), fosfoproteínas, fosfolípidos, enzimas y compuestos fosfatados ricos en energía como la adenosina trifosfato (ATF).

El P se mueve en la planta en forma de iones ortofosfato y como P incorporado en los compuestos orgánicos formados. De esta forma el P se mueve a otras partes de la planta donde estará disponible para más reacciones.

El Potasio

Formas y evolución del potasio en el suelo

El potasio se encuentra en el suelo en distintos silicatos que forman parte de las rocas de origen magmático tales como micas, feldespatos, etc. También se combina con la materia orgánica, aunque por su escasa transformación en formas minerales es poco importante.

Además existen formas iónicas libres en la solución del suelo, adsorbidas en el complejo de cambio y fijadas en determinadas arcillas.

Agronómicamente, podemos clasificar las formas de potasio en los siguientes tipos:

En la solución del suelo, lo que significa que es directamente asimilable.

Cambiable, es decir, fijado en la superficie de las arcillas y en el complejo arcillo-húmico, interviniendo en el intercambio catiónico con la solución del suelo.

interlaminar, situado entre las láminas de arcilla muy difícilmente disponible para las plantas.

La fracción mineral, no utilizable por las plantas y liberado muy lentamente por meteorización y por la acción de determinadas bacterias.

TRANSFORMACIONES DEL POTASIO EN EL SUELO.

Las formas iónicas del potasio, disueltas en la solución del suelo, se encuentran en equilibrio con el resto de fracciones en las que está presente.

La evolución del potasio en la solución del suelo está representada en la imagen.

NECESIDADES DE POTASIO DE LOS CULTIVOS.

Debido a su baja carga y pequeño radio iónico, el potasio es fácilmente absorbido por las raíces sobre todo por difusión, pudiendo incluso absorberse cantidades superiores a las necesarias sin que por ello se produzcan efectos negativos.

La cantidad de potasio y los momentos claves de necesidad en este elemento dependen, al igual que los del resto de nutrientes, del cultivo, de la producción esperada, de la climatología, de las características químicas y físicas del suelo, del sistema radicular, etc. Las necesidades de los cultivos se determinan de manera empírica y a través de análisis foliares.

Fertilizantes foliares



La misión de los fertilizantes de aplicación foliar es la de poner a disposición de planta de una forma rápida los nutrientes primarios como el fosforo, el potasio y el nitrógeno, ya sea de forma combinada o individual. Este tipo de aplicación es ideal para corregir las deficiencias en las plantas en los momentos que los nutrientes se encuentran muy fijos en el suelo, y los cultivos no pueden asimilarlos de forma óptima.

Se aplica en forma similar a la lluvia y son absorbidos por las hojas. Este tipo de aplicación suele usarse como complemento a los fertilizantes o abonos de suelo, o cuando las condiciones del suelo limitan la absorción de nutrientes por las raíces.

Al ser absorbidos foliarmente sus efectos en los cultivos se aprecian con mucha rapidez. Es conveniente para un uso eficaz de la aplicación foliar, tener en cuenta factores como, el calor, la humedad y la luz que puede interferir en su asimilación por parte de las plantas.

Es conveniente conocer que la cantidad de macronutrientes que se pueden suministrar por aplicación foliar es limitada, por lo cual con este método no se pueden asegurar todas las necesidades nutricionales de las plantas.

Beneficios

Son muchos los beneficios que presenta el empleo de la fertilización foliar, siendo el principal el poder aplicar los nutrientes directamente sobre el cultivo, evitando así que puedan producirse interacciones fisicoquímicas que dificulten la utilización por parte del vegetal.

Permite aplicar cantidades muy pequeñas de nutrientes de forma uniforme.

Permite aportar nutrientes en momentos clave, incorporándose directamente al cultivo sin depender de los mecanismos de absorción radicular y quedando inmediatamente disponibles para su utilización.

La eficiencia de aprovechamiento por parte del cultivo es muy alta.

Pueden utilizarse en combinación con otros productos terápicos como insecticidas y fungicidas.

Ejemplos de fertilizantes foliares:

Para que una sustancia se pueda utilizar como fertilizante foliar tiene que cumplir una serie de condiciones como que sea muy soluble y no presente fitotoxicidad sobre las plantas.